jueves, 3 de julio de 2008

La Quimera y el…
El Clerigo de Helm



Pido una disculpa a cualquiera que pueda leer este diario por mi horrible interrupción, pero en sustento a ello les diré que este diario lo escribo mientras mis amigos y yo combatimos un ejercito que se hace llamar “Red Hand”, hasta ahora solo hemos logrado contenerlo y retrasarlos, cuatro días, mientras corremos al siguiente punto, el objetivo conseguir tiempo y aliados para la batalla final…


… no permitiré que Brindol caiga no, caerá otra ciudad llena de refugiados, no de nuevo.


Un silbido suave se escucho sobre nosotros, no lo pensé lo juro solo jale a Clarisa y la metí debajo de la carreta y me lance tras ella. La lluvia de saetas callo del cielo acompañado de decenas de gritos histéricos, pequeñas criaturas de las cuales jamás me percate saltaron al camino.


- Emboscada…..formen un circulo…agh – La capitana Elfa callo dando ordenes, no sin antes salvar a dos ancianos, sus hombres confundidos y desorientados iniciaron el contraataque contra todo lo que se moviera y no tuviera orejas puntiagudas.


- Víctor muévete la carreta esta avanzando…- dijo ella con dificultad mientras las lagrimas surcaban su cara, la flecha estaba alojada en su hombro por lo que el gatear, seria un esfuerzo titánico.


Avanzamos no se cuantos metros, pero cuando la carreta se detuvo creí que nuestro burro abría muerto, mire a mis espaldas para contemplar como alrededor de media docena de Elfos se apiñaban unos cuantos de cadáveres de los pequeños Kobols, de repente se escucho un cuerno y los kobols huyeron.


La victoria era para los elfos diezmados, de los veinte de la patrulla solo quedaron ocho y siete corrieron tras los kobols pues huyeron con los cadáveres de sus compañeros.


- Vamos Clarisa, párese que todo acabó...- De sus escondites salieron los refugiaos, eso era algo que aprendimos bien; a escondernos de la trifulca, en medio del camino una elfa contemplaba a su capitana horrorizada, fue a la única que dejaron los kobols, no sin llevarse sus brazos y piernas. El silencio no se rompió pero poco apoco todos se acercaron a ella y entonces, los elfos aparecieron corriendo chillando lago que no entendí la joven solo levanto la mirada en dirección a sus compañeros y después al cielo.


- Mira Clarisa en el cielo…- mi dedo se dirigió ala silueta que acosaba a los elfos es aterrador y…- hermoso pensé nunca lo dije aun ahora creo que era un sueño y no me explico por que creo ese efecto en mi.


Tarde años en ver otra y mas en averiguar su nombre, era una Quimera y en su lomo llevaba aun Kobol vestido de chaman, todos fuimos testigos de cómo la cabeza de dragón escupió su mortal flama, después se lanzo en picada asiendo un torniquete en el aire para atacar de frente a sus presas, su cabeza de león atrapo a uno en sus fauces, mientras la de carnero ensartaba a otro en sus cuernos para después lanzarlo por los aires ya sin vida, la qimera callo sobre otros dos y solo escuchamos un fuerte chasquido como el reventar de ramas, segiro velozmente sobre su eje y su mortal cola golpeo a los dos restantes y antes de tocar el suelo una enorme bola de fuego nacida de los dedos de su jinete acabó con ellos.


-Clarisa estas bien, respóndeme…- ella callo en mis brazos inconsciente, mire en todas direcciones pero todos estaban ocupados, mama había insistido en que aprendiera primeros auxilios, pero no sabia que hacer así que solo cheque su corazón.



-… no me dejes prima.-



Y recé por primer ves, nunca había creído en los dioses, pero hay estaba el, siempre el, aun en mis mas obscuros momentos y nunca me percate de su cuidado hasta que toque el fondo del barril.

3 comentarios:

gaijingarou dijo...

Vaya!!! Que manera tan violenta de aparecer del Shaman, jejeje. De principio esperaba algun conjuro, pero resulto mas impactante de esa forma. Interesting, intersting.

FAINÛR dijo...

Los dioses siempre juegan sus tretas mas divertidas con nosotros, los que mas merecemos una vida tranquila y apacible. En mi caso agradezco a ellos que gracias a sus juegos conozco nuevos mundos, nuevas gentes, y terribles y maravillosas bestias, que para colmo son creaciones de ellos. .. . .

Cinnamon Doll dijo...

Se murio Clarissa??? Me habia simpatisado, esperaba que hiciera algo más interesante en la historia que chillar. Ni modo, igual y en otra anecdota vuelve a salirs.
Lo ves??? Las mamis siempre tienen razón!!!!

Los que se te pasaron aqui estan