sábado, 26 de julio de 2008

El Secreto
La Semilla de la Furia Clare


Era una noche como pocas, la tormenta azotaba “la ciudad de las velas”. Los ciudadanos se encerraban en sus hogares, las tabernas estaban cerradas, la guardia de la ciudad se resguardaban adentro de sus puestos de mando.

Pero en una mansión la actividad era igual o más violenta que la tormenta, los mozos preparaban una carreta en el establo acondicionándola para que no existiera complicaciones con la pasajera, las criadas preparaban el equipaje corriendo de un lado a otro; pero la tormenta no estaba en la ciudad ni en la mansión sino en la pequeña capilla dedicada al señor de las tormentas Talos.Una figura corpulenta está de rodillas frente al altar, el sombrero de ala ancha en el suelo estrujado y con la pluma rota, las velas apagadas por el viento que se cuela desde el exterior, las manos del hombre estaban sobre el altar, con la cabeza agachada rezaba a su dios.

- Perdóname mi señor, durante años te serví, sin cuestionarte, lleve a varias tripulaciones a la rebelión, destruí a cientos de capitanes corsarios o servidores de la ley. Pero es mi hija, y aun que no puedo perdonar su estupidez tampoco puedo matarla, y acabar con la vida que lleva dentro. –

En su mano derecha el símbolo de Talos, en la izquierda sostiene por la punta una lanza mediana lentamente mientras pide perdón junta su lanza y el símbolo. Cuando ambas se unen un rayo atraviesa el techo de la capilla como si de paja se tratase.Un hombre corpulento aparece detrás del altar, de casi dos metros de altura, su armadura de un azul muy oscuro, recuerda a los mares en tormenta los grabados que representan rayos están forjados en el más puro mithril; su rostro oculto en las tinieblas de su casco no lo gran disimular su ira de sus ojos saltan descargas eléctricas que iluminan la capilla.

- ¿Cómo te atreves a ir en contra de mis designios tu asquerosa sabandija? - Con que argumento tan débil derrumbas el trabajo de años a mi servicio. -

- Mi lord… lo intente… pero en el último instante, no pude simplemente no pude. - El capitán se inclina más sin soltar, ni separarlos dos objetos.

- Eres patético, Capitán Daniachew, pero útil te permitiré seguir viviendo grábate mis palabras:“De tu hija nacerá mi furia y con su mano ella te destruirá a ti y a tu familia”. -

Antes de desaparecer el corpulento hombre tira de la lanza cortando la palma de la mano del Capitan y marcando el símbolo atravesado con una línea.-Este es mi castigo… - en un susurró aterrador casi inaudible añade - …y no podrás hacer nada por evitarlo. - Un rayo cae de nuevo sobre la capilla seguido de un segundo destrozando lo poco que aun permanecía en pie y lanzando al capitán por los aires.

Mientras tanto encerrada en la carreta que ya está en marcha rumbo a la ciudad de Neverwinter, en su interior una joven de cabellos dorados reza con fervor al dios de su amado.

- Señor tu que todo lo ves, tú que proteges a los desvalidos, tú que miras por los tuyos, cuida a mi amado Víctor y ten compasión por nuestro bebe que viene en camino, solo te pido que les permitas elegir y procures alejar las sombras de su destino. -

En ese momento mientras la carreta se une a la caravana, en el cielo en contra de la voluntad del señor de las tormentas, las nubes se despejan y “El Ojo” que todo lo ve vigila la pequeña alma en pena que lo ha invocado.




4 comentarios:

Gaijingarou dijo...

Joven, pues el relato va bien, pero en esta ocasión las faltas de puntuación lo vuelven algo confuso...

No es que no lo haya entendido, pero me refiero a que el ritmo se corta y a veces se pierde concentración, a veces la suficiente como para romper la atmosfera...

Ya en cuanto a los hechos narrados, se ve que va muy bien, se esta tornando interesante. Sigale hechando más anecdotas a este espacio, que se esta poniendo molto benne n_n

Cinnamon Doll dijo...

Mmmmm iba a leer, pero como es el inicio de un nuevo capitulo creo que es un buen momento para irme a dormir.
Buenas noches!!! Me seguiré dando mis vueltas, tu sabes que si lo hago. Además, tengo que cuidarte. Una nunca sabe cuando una friquita con delirios de elfa se pueda aparecer. Jejeje.

Don Diablo dijo...

Señor creo que me falta leer mas de la historia de Claire (en eso ando) hasta ahorita me siento como con Victor al principio aunque eso si el inicio de esta parte me deja menos dudas sobre el origen de su protagonista. deje leo el que sigue.

FAINÛR dijo...

OJALA ALGUN DIA EL AMADO DE ESTA DAMA ENCUENTRE A SU RETOÑO AL MENOS PARA QUE SEPA DE SU EXISTENCIA...

Los que se te pasaron aqui estan